Compartir:

Como correr en la Playa

Correr en la playa es una de las actividades preferidas a la hora de entrenar entre los adictos a la pista, ya que, aparte de que nos permite estar en contacto con la naturaleza, nos proporciona un gran entrenamiento para desarrollar la resistencia de pies y piernas. Si bien correr en la playa puede ser una gran opción para mantenerte al día en tu rutina, también puede convertirse en tu peor enemigo y causarte grandes lesiones que te podrían alejar de la pista por un largo tiempo si no tomas las precauciones necesarias.

Toma en cuenta estas recomendaciones la próxima vez que salgas a correr en la playa para que tu experiencia al convivir con el sol, la arena y el mar no termine en decepción.

1.- Nunca corras descalzo en la playa ya que en la arena existen siempre elementos que podrían lesionar las plantas de los pies, como conchas, piedrecillas, maderas, y residuos de basura (cristales, latas, etc.), e incluso un tipo de arena demasiado áspera.

2.- Siempre es preferible correr por la franja de arena dura de la playa, no corras nunca por arena seca y blanda ya que el riesgo de torceduras y sobrecargas por desequilibrios es altísimo. Algunos entrenadores llegan a aconsejar correr en este tipo de superficie, con el argumento de que así se fortalecen los tobillos y gemelos, pero sería una práctica que podría terminar muy mal.

3.- Si te acabamos de recomendar no correr en arena blanda aquí viene la contraparte; no corras por donde la arena está muy mojada, no es malo para las piernas pero sí para tus tenis, ya que el agua salada acorta notablemente su vida útil. Si una ola moja los tenis alguna vez, lo mejor es lavarlas con agua dulce después de el entrenamiento, y dejar que se sequen con papel periódico en su interior.

correr en la playa
4.-
Que la brisa y la frescura del mar no te engañen, la hidratación es un factor que no debes olvidar durante tu entrenamiento, date tu tiempo para mantener tu cuerpo con la cantidad de agua necesaria y así disfrutar sin ningún contratiempo en tu recorrido.

5.- La temperatura que tienen la mayoría de las playas te hacen sentir listo y cálido para comenzar tu rutina, pero esto no es suficiente para preparar a tus músculos para el entrenamiento, primero prepara tu cuerpo con por lo menos 5 minutos de ejercicio.

6.- Correr a la orilla del mar hace que quememos una mayor cantidad de calorías, no solo porque el terreno opone una mayor resistencia que la tierra firme. El motivo es la presencia constante del yodo en la playa, ya que el agua, la tierra y hasta el ambiente tienen altas dosis que nos ayudan a estimular la glándula tiroides y aumentar así la quema de calorías por parte del organismo.

7.- La arena y el agua del mar son agradables, pero además tienen propiedades benéficas para la rehabilitación de nuestro cuerpo, desinfecta las heridas que nos hacemos habitualmente al correr, como golpes en la rodilla o en la pierna y ampollas que empeoran la calidad de la actividad. Meternos en el mar y descansar un rato al sol es la mejor manera de curarlas cuanto antes y conseguir que cicatricen.

8.- El sonido es también un factor importante durante nuestro recorrido, nada como correr en la playa antes del amanecer y solamente escuchar las olas del mar rompiendo a nuestro lado. El poder anti-estrés del mar nos ayudará a terminar de una manera feliz y relajada la rutina.

correr en la playa

This entry was posted in Tips de Entrenamiento. Bookmark the permalink.

Comments are closed.