Compartir:

Vuelve un hábito el ejercicio!

Hay que decirlo: No es tan difícil empezar una rutina de entrenamiento. Es más, todos lo hemos hecho aunque sea una vez.

El problema, claro está, viene cuando lo intentamos hacer constantemente. Nuestro entusiasmo y energías iniciales se distraen por otras cosas que debemos de hacer en nuestras vidas o también porque no vemos los resultados que deseamos en un abrir y cerrar de ojos, por ende, decidimos tirar la toalla.

Hay gente que logra manejar esas distracciones y llegan a no bañarse si no han hecho ejercicio antes. Cuál es su secreto? Un estudio reciente por parte de la Dr. Diane Klein nos muestra las mayores razones que mantienen motivadas a las personas que hacen ejercicio constantemente. Aunque parezca sorprendente la mayoría de las respuestas en este estudio no tienen que ver con tener pectorales poderosos o el perfecto abdomen, sino más bien con sentirse bien y estar saludable.

El orden de las motivaciones en el estudio nos arrojó lo siguiente:

  • Condición Física
  • Sentirse Bien
  • Preparación y Energía
  • Gozo del ejercicio
  • Ejercicio como prioridad
  • Dormir mejor
  • Sentirse en estado de alerta
  • Estar relajado
  • Control de peso
  • Apariencia

Una vez que has establecido tus prioridades, como es posible convertirse en un creyente del ejercicio? Enlistamos 10 consejos para hacer del ejercicio un hábito en tu vida cotidiana.

1.- Haz una variedad de actividades que disfrutes. Actividades como levantar peso, correr, caminar, tenis, ciclismo, aerobics, fútbol, etc. Recuerda que no hay regla que diga que tienes que ir al gimnasio o comprar equipo deportivo.

2.- Comprométete con otra persona. El aspect social en el ejercicio siempre es importante. Comprométete con un amigo, con tu pareja, con un compañero de trabajo o con tu mascota para hacer ejercicio normalmente, verás cómo te cuesta decir NO al compromiso. En adición fortaleces la relación con esa persona.

3.- Haz prioridad el ejercicio. Y debe de ser no negociable. Dale importancia al ejercicio a todas horas y en todas partes. El placer podrá engañarte pero no al ejercicio.

4.- Lo primero en la mañana es el ejercicio. Generalmente con todas las actividades que tenemos que hacer durante el día (Trabajo, hijos, negocio, reuniones sociales) se nos dificulta realizar ejercicio al final del día ya que nuestro cuerpo está desgastado por el transcurso del día. Si es la primera acción del día y luego tomas una refrescante ducha, tendrás más energías para el resto del día.

5.- Ejercítate del trabajo a tu casa. Para algunas personas simplemente es imposible realizar ejercicio a primera hora. Si no posee el tiempo para hacerlo, hazlo de regreso a tu casa. Llega a tu casa, cámbiate de ropa y haz ejercicio. A algunas personas esto les motiva más que ejercitarse temprano.

6.- Ejercítate incluso cuando estés “muy cansado”. Hay posibilidades que te sientas mejor después de ejercitarte.

7.- Almacena tu actividad. Escribe las cosas que son importantes para ti. Puede ser cuanto tiempo te ejercitas por día, cuanto corriste, caminaste o bicicleteaste, cuanto pesabas, etc. Hay personas que hasta juegan con eso como las competencias de kilómetros al mes con otras personas.

8.- Pon atención a los indicadores de progreso. Se siente bien cuando tu ropa vieja vuelve a quedarte bien, levantar cosas más pesadas o simplemente ejercitarte más tiempo sin cansarte. Hay otros factores menos notorios como tener una buena noche de sueño, pensar más claramente, tener más energía, mejorar tu colesterol, presión sanguínea, densidad de hueso, triglicéridos, azúcar, etc.

9.- Camina. Camina con un contador de pasos o con tu perro. Fíjate una meta de pasos y vela incrementando constantemente. Si no haces ejercicio normalmente, caminar 10 minutos, 3 veces al día, te hará sentir mucho mejor.

10.- Recompénsate. Los cambios en el comportamiento son difíciles. Recompénsate después de haber cumplido una meta que te fijaste. Cómprate un video o DVD que siempre hayas querido, un viaje, una comida que te encante, lo que sea que te guste, pero siempre y cuando después de haber logrado un objetivo en tu rutina de ejercicio.

This entry was posted in Nutrición y Salud. Bookmark the permalink.

Comments are closed.